Quiero volar

Era un día de verano de 1989. El día habia hecho los preparativos para vivir una tarde tranquila... demasiado tranquila. Nublado día.

A la puesta de sol me encontraba dispuesto a tomar una siesta. El pequeño cuerpo que tenía se acurrucó en el fresco suelo de su cuarto y cerró los ojos...

Aparecí caminando en una calle de un vecindario conocido, o al menos muy parecido a uno en la realidad. Parecido a uno de los lugares por donde pasábamos caminando cuando regresábamos de la escuela. Hiba acompañado de mi madre, ella estaba al nivel de la calle y yo jugaba con los obstáculos que se me presentaban a cada paso en la acera.

F: [esto es muy cansado]
¡Mamá! ¿Cómo le hago para no tener que estar esquivando tantas cosas?
M: No sé... piensa... a ver qué se te ocurre.
F: No se me ocurre nada.
M: ¡Qué lástima! Bueno, sigue caminando.

Me quedé quieto en el lugar donde estaba. Mi madre seguía su camino, ni se detuvo ni volteó a ver dónde me había quedado. Un extraño viento se hizo presente, me tranquilizaba y me agradaba. Sentía paz...

F: [quiero volar]
?: ¿Para qué quieres volar?
F: Quiero alcanzar a mi mamá, y quiero esquivar al mismo tiempo todos los obstáculos.
?: ¿Porqué no vuelas? ¿Qué te detiene?
F: No sé volar. Núnca lo he hecho. Además. no tengo alas para volar.
?: ¿Para qué necesitas alas?
F: No soy una máquina, así que no puedo ponerme un motor para volar. Y no nací con alas, así que no puedo planear.
?: No necesitas alas para volar ¿Eres valiente?
F: No lo sé ¿Qué es ser valiente?
?: Si pudiera elevarte a una gran altura ¿Aceptarías que te soltara para que aprendieras a volar?
F: Sí.
?: No te pongas pesado.

Lentamente, fuí levantado del suelo a los aires, apenas por encima de la planta baja de las casas. Lo suficiente para poder ver los techos de las casas sencillas.

?: Haz tu cuerpo ligero.
F: ¿Cómo hago eso?
?: Respira profundo, no pienses, mente tranquila. Calmado...
F: . . .
?: ¿Cómo vas? ¿Cómo te sientes?
F: ¿Porqué?
?: Ya estás volando.

Flotando con cierta dificultad en el aire, probaba algunos movimientos, como subir o bajar del nivel donde estaba... Temblaba mucho. No sabía controlarlo. Después de que empecé a acostumbrarme, partí del ese lugar.

F: Gracias.
?: De nada, mi trabajo es ayudarte.

Seguí el camino que me indicaba la calle, volando por encima de los techos de las casas. Alcancé a mi madre y empecé a dar vueltas alreredor de ella.

M: Hola.
F: ¡Mira mamá, ya puedo volar!
M: Qué bueno ¿Cómo se siente?
F: Raro, no lo controlo bien. Pero estoy aprendiendo.
M: Qué bueno que puedes aprender tu solo. Ve a dar una vuelta por la ciudad. Regresa antes de que anochezca.
F: Ok. Bye...

Podía ver toda la ciudad al estar sentado en un pequeño trono de nubes. Contemplé como la sábana obscura del cielo hiba acobijando a los vientos que soplaban la ciudad.

F: Como que ya es hora de irme.
?: Está bien, que tengas un buen día.
F: ¿Cómo te llamas?

Y, de nueva cuenta, me despierta una voz histérica diciendo: "¡Ya es hora de cenar!"

Esto debe ser una maldición |¬_¬| jajajaja-

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Meme: Confesiones