Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2006

Quiero volar

Era un día de verano de 1989. El día habia hecho los preparativos para vivir una tarde tranquila... demasiado tranquila. Nublado día.

A la puesta de sol me encontraba dispuesto a tomar una siesta. El pequeño cuerpo que tenía se acurrucó en el fresco suelo de su cuarto y cerró los ojos...

Aparecí caminando en una calle de un vecindario conocido, o al menos muy parecido a uno en la realidad. Parecido a uno de los lugares por donde pasábamos caminando cuando regresábamos de la escuela. Hiba acompañado de mi madre, ella estaba al nivel de la calle y yo jugaba con los obstáculos que se me presentaban a cada paso en la acera.

F: [esto es muy cansado]
¡Mamá! ¿Cómo le hago para no tener que estar esquivando tantas cosas?
M: No sé... piensa... a ver qué se te ocurre.
F: No se me ocurre nada.
M: ¡Qué lástima! Bueno, sigue caminando.

Me quedé quieto en el lugar donde estaba. Mi madre seguía su camino, ni se detuvo ni volteó a ver dónde me había quedado. Un extraño viento se hizo presente, me tranquiliza…

Corre

Uno de los primeros sueños que recuerdo se manifestó cuando tenía 4 años. Vivíamos en Mérida.

Iba caminando por el vecindario donde vivíamos tomado de la mano de mi padre. No decíamos palabras, sólo caminábamos. En un trayecto que en la realidad es de tres cuadras en este sueño se había convertido en una odisea maratónica. En el cielo se manifestaba, lo que yo creo, era un atardecer... aparentaba. El cielo se tiñaba de un color rojo obscuro a cada paso que dabámos. Al parecer en mis sueños tenía una mente más lúcida, pues podía tener una conversación con un vocabulario extenso :-P...

- Papá: Fer apúrale, hay que llegar a casa para que tu mamá no se preocupe por nosotros.
- Phersho: ¿Porqué? La casa no se va a mover de donde está... Y ya estamos muy cerca [...].
¿porqué empezamos a correr?
- Es que se está haciendo de noche hijo... hay que apurarnos o nos puede ir mal.

El cielo se transformó. De pasar a ser un chilleante cielo despejado, la obscuridad se hizo presente. Dos Lunas inmensas se …